anuncioElParaiso
Tecnología/Autos

SpaceX: se estrelló otro prototipo del cohete con el que Elon Musk busca conquistar el espacio

Elon Musk no se refirió al hecho, aunque el locutor que relataba el lanzamiento en vivo para redes sociales reconoció lo obvio y dijo que había que “trabajar un poco en el aterrizaje”. El SN9 se estrelló contra el suelo de Texas luego de dar vueltas en el aire de las que no se pudo enderezar. Su antecesor, el SN8, se accidentó en diciembre pasado

En otra jornada fallida para SpaceX, la compañía espacial fundada por Elon Musk, el Starship SN9 explotó al intentar aterrizar luego de un vuelo de prueba. La nave, pensada para futuras misiones tripuladas con destino a la Luna y Marte, sufrió una falla técnica que provocó su caída sobre la superficie Boca Chica, en el estado de Texas, en Estados Unidos.

En un video pubicado por la misma SpaceX se observa como el cohete despegó, ascendió 12 kilómetros y al tocar tierra explotó en una gigante bola de fuego. Los expertos también alertaron que antes de aterrizar realizó algunas volteretas en el aire y no llegó a enderezarse correctamente.

“Un descenso aerodinámico controlado con alerones corporales y la capacidad de aterrizaje vertical, combinados con la recarga en el espacio, son fundamentales para el aterrizaje de la nave estelar en destinos del sistema solar en los que no existen superficies preparadas o pistas de aterrizaje, y para el regreso a la Tierra”, detallaron desde  SpaceX.

“Tuvimos de nuevo otro gran vuelo”, dijo un locutor de SpaceX en imágenes en vivo que se transmitieron en línea. “Tenemos que trabajar un poco en ese aterrizaje”, agregó. Elon Musk se mantuvo inusualmente callado en las redes sociales, después de haber anunciado la noche anterior que estaba “fuera de Twitter por un tiempo”.

Este lanzamiento se retrasó varios días por problemas derivados de la última prueba de Starship de SpaceX, que también se incendió. SpaceX había buscado una exención para exceder el riesgo máximo permitido para el público de Starship SN8. La FAA denegó la solicitud, pero SpaceX siguió adelante de todos modos y puso a la empresa en problemas.

El regulador negó a SpaceX la oportunidad de lanzarse la semana pasada y les pidió que realizaran acciones correctivas, otorgando finalmente su aprobación el lunes por la noche.

El segundo fallo de SpaceX y Elon Musk en menos de tres meses

En diciembre de 2020 la compañía espacial lanzó el SN8, predecesor del cohete estrellado este martes, que también explotó. Unas horas antes del ascenso y explosión de SN8,  SpaceX había cancelado el lanzamiento cuando faltaba apenas 1 segundo para el despegue. La empresa espacial privada dio cuenta de su fallido plan con un escueto mensaje en Twitter. La cuenta regresiva se congeló a pocas milésimas del lanzamiento, cuando el humo blanco ya brotaba de los motores.

Sin embargo, no todo fue malas noticias para Elon Musk, quien se refirió al accidente de diciembre: “Ascenso exitoso, cambio a los tanques de cabecera y control preciso de los flaps en el punto de aterrizaje (…) La presión del tanque de combustible fue baja durante el aterrizaje, causando que la velocidad sea alta, ¡pero obtuvimos todos los datos que necesitábamos! Felicitaciones al equipo SpaceX”, tuiteó el magnate.

Según explicaron desde la compañía espacial privada en ese momento, el vuelo suborbital se ideó para probar cómo funcionan los tres motores Raptor de Starship y las capacidades aerodinámicas de la nave, entre otros objetivos. Prototipos anteriores (SN5 y SN6) tenían un único motor de esa misma especie. En esta prueba, SN8 rebasó la altura que alcanzaron los diseños anteriores, que no superaron los 150 metros en lanzamientos realizados en agosto y septiembre, respectivamente.

Los prototipos de cohetes están construidos en acero inoxidable, lo que representa las primeras versiones del cohete que Elon Musk presentó el año pasado. La compañía está desarrollando Starship con el objetivo de lanzar carga y transportar hasta 100 personas a la vez en misiones a la Luna y Marte.